Introducción

En el siguiente informe, presentaremos el trabajo dedicado a la investigación del trabajo de Macroeconomía acerca del Cobre en Chile, incluyendo su procesamiento, sus fuentes de extracción, y su uso a lo largo de la Historia.

El metal cobre, de símbolo CU (del latín cuprum), proviene de las profundidades de la Tierra, que a raíz de ciertos procesos que vivió el planeta -al estar cercano a la superficie-, provocó muchos tipos de yacimientos que ahora son explotados como minas. En ocasiones aparece en vetas (llamados yacimientos vetiformes) con un contenido de cobre altísimo, llamado cobre nativo o natural, lo que hizo que culturas primitivas lo descubrieran en los principios de la edad de los metales. Este tipo de yacimiento de alta pureza abasteció a la humanidad durante mucho tiempo y luego de miles de años se agotaron.

El cobre nativo fue conocido por civilizaciones antiguas, algunas de ellas incluso de las primeras que se tiene registro: de hecho el cobre se ha utilizado desde a lo menos 10 mil años. Como ejemplo, se encontró un colgante que data el año 8.700 antes de Cristo, en lo que actualmente es el norte de Iraq. Aproximadamente al 5000 antes de Cristo se realizaba la fusión y refinamiento del cobre a partir de óxidos como malaquita (que es un mineral de carbonato de cobre, de color verde) y azurita (que es un mineral de color azul, de textura cristalina, es un bicarbonato de cobre).

De los egipcios se han descubierto tuberías hechas de cobre (metal que ellos representaban con el símbolo del ankh, que es el símbolo de la vida eterna y que asociaron al cobre por la perdurabilidad del material) y bronce, que datan de hace aproximadamente 3000 años a.c.  También descubrieron que la adición de pequeñas cantidades de estaño facilitaba la fusión del metal y perfeccionaron los métodos de obtención del bronce.

En la antigua China el uso del cobre está datado desde al menos 2.000 años antes de nuestra era. En este lugar ya para el año 1200 ac se hacían bronces demostrando un dominio de la metalurgia del cobre sin comparación con occidente. En Europa, el hombre de hielo encontrado en el Tirol italiano en 1991 -cuyos restos tenían una antigüedad de 5.300 años- estaba acompañado de un hacha de cobre de una pureza del 99,7% y los elevados índices de arsénico encontrados en su cabello lleva a suponer que fundió el metal para fabricar la herramienta. Los fenicios tuvieron una importancia mayor ya que fueron ellos quienes importaron el cobre hasta Grecia, quienes posteriormente explotaron ellos mismos las minas de su territorio.

Por largo tiempo Chipre fue el país del cobre por excelencia, los romanos llamaron al metal aes cyprium o simplemente cyprium y cuprum de donde proviene su nombre y el cobre se representó con el mismo signo que Venus (la Afrodita griega) pues Chipre estaba consagrada a la diosa de la belleza y los espejos se fabricaban de este metal.

El uso del bronce (cobre más estaño) fue tan predominante para la historia del hombre que marcó una era entera, “la era del bronce” que se encuentra entre la edad de piedra y la edad de hierro. La transición entre el periodo neolítico (final de la Edad de Piedra) y la edad del bronce se denomina periodo calcolítico (del griego Chalcos), límite que marca el paso de la Protohistoria a la Historia.

La clave para entender la importancia del metal cobre por parte de la humanidad durante la historia está en sus propiedades: es fácilmente manipulable en caliente y en frío, tienen una resistencia a la corrosión, así como también una alta conductividad térmica y eléctrica, es ideal para la transmisión de comunicaciones y es completamente reciclable. Un punto importante es que estas propiedades son transmitidas a las aleaciones que utilizan cobre: las dos más importantes, conocidas desde la antigüedad, son el bronce  y el latón (cobre más zinc).

En la actualidad, la mayor parte del cobre disponible aparece disperso en grandes áreas, mezclado con material mineralizado y con roca estéril. Estos son los yacimientos porfíricos, que sólo pudieron ser explotados cuando se desarrollaron las habilidades metalúrgicas necesarias para separar y recuperar el metal. Hay una gran cantidad de compuestos que contienen Cobre, que se clasifican en dos grupos: los minerales sulfurados y los minerales oxidados. El porcentaje de Cobre presente en estos minerales es conocido por los especialistas como ‘ley de Cobre’, y su valor es variable. En algunos yacimientos esa ley es de 1 a 1,8 por ciento, y con frecuencia resulta menor. Así, la mayor parte del material explotado en las minas es desechado.

Explore posts in the same categories: 1. Introducción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: